Laminado

El proceso de laminado consiste en intercalar

entre dos hojas de cristal una película de polivinil

butiral (PVB), uniendo los cristales mediante

la acción simultánea de calor y presión controlada,

logrando una lámina de excelente calidad

óptica. La adherencia del cristal al polivinil

butiral (PVB) se aprovecha cuando la lámina

por alguna causa llegara a fracturarse. Esta

condición, protege por un lado, al usuario en

contacto directo con el cristal y por otro, con

una adecuado sistema de sujeción, cubre su

claro mientras se lleva a cabo su reposición y

así evitar un desplome.

El proceso de laminado se aplica para dos o

más piezas de cristal con un correspondiente

número de hojas de polivinil butiral (PVB) de

0.72 y 1.52 mm de espesor, logrando con esto

una variedad de productos de seguridad (antirrobo

y antibala).

Aplicaciones

Se recomienda su aplicación en domos o

tragaluces, ventanas, puertas, barandales,

pisos, y toda aquella área en donde se

requiera un margen amplio de seguridad.